16 julio, 2021 Vall

El sector industrial apuesta por las naves desmontables y carpas industriales

Las ventajas y funcionalidades de las naves desmontables y las carpas industriales hacen que cada vez sean más utilizadas en el sector industrial. No solo en momentos puntuales, también como solución a largo plazo o incluso permanente.

Ejemplos de uso de las carpas industriales y las naves desmontables en el sector industrial.

Las posibilidades de las carpas y naves industriales desmontables son incontables. En VALL lo sabemos bien y así lo hemos demostrado en numerosas ocasiones con nuestro trabajo. Y es que por sí solas ya dan una muestra de las razones de la creciente demanda de estas soluciones en una gran cantidad de sectores económicos.

Hoy te resumimos algunos de los usos más destacados que se les puede dar en el sector industrial.

Almacenaje industrial.

Toda empresa manufacturera necesita espacio de almacenaje, tanto para la recepción de materias primas como para el almacenaje previo a la distribución de los productos fabricados en sus instalaciones. Y, en este sentido, las naves desmontables son una solución cada vez más demandada.

Su versatilidad y altas prestaciones las convierten en almacenes perfectos para productos tan dispares como cereales en grano y aviones. De hecho, es en este tipo de usos, en los que se precisa un tamaño muy grande completamente diáfano, donde las naves industriales desmontables marcan la diferencia. Especialmente, las naves desmontables en estructura de acero, capaces de convertirse en enormes almacenes libres de obstáculos.

Otro de los valores añadidos de este tipo de naves es su escalabilidad y movilidad. En el entorno de los sectores emergentes y las startups, muchas veces, se requieren almacenajes que se puedan ir replanteando según la evolución del negocio. Es decir, tienen que poder adaptarse a la posibilidad de aumentar o disminuir su tamaño, de cumplir con su función solo durante un período de tiempo muy limitado e, incluso, trasladarse a una ubicación más adecuada. Esto es imposible con una nave de obra, pero es factible y habitual con una desmontable. Una cualidad que, en realidad, beneficia a cualquier tipo de sector. Más hoy en día, donde la evolución de la tecnología y el mercado es vertiginosa y las predicciones se ven fácilmente afectadas por eventos inesperados, como una inundación o, incluso, una pandemia.

Carga y descarga.

Las naves industriales desmontables pueden incorporar muelles de carga y descarga, de diferentes tamaños. Esto las convierte en espacios perfectos para el tránsito de mercancías. La carpa facilita la protección de los productos ante fenómenos meteorológicos o acciones del hombre, y es mucho más económica y rentable que una construcción de obra.

Además, el muelle de carga, al igual que el resto de la nave, es reversible, por lo que si cambian las necesidades de la empresa se puede retirar o colocar en el momento que lo empieces a necesitar.

Exposición y venta.

Cuando hablamos de sector industrial es fácil olvidar que muchas veces la propia empresa necesita mostrar al cliente lo que hace. La exposición junto a la propia fábrica, en ferias o en otros ambientes, es un punto más dentro de la cadena de tareas propias de la empresa.

Estas carpas además de exponer los productos manufacturados también pueden incluir espacios para la atención al visitante o para la venta directa.

Independientemente del tamaño de la empresa o de si vende a otros negocios o al consumidor final, las naves desmontables ofrecen una variedad de posibilidades estéticas y funcionales que impresionarán a cualquier visitante.

 

Espacio de trabajo.

Las naves industriales desmontables cuentan cada vez con mejores prestaciones, por lo que nos permite ofrecerlas a nuestros clientes para tareas más exigentes.

Es el caso de fábricas en las que se necesita ampliar el espacio de trabajo para albergar más maquinaria, ampliar la cadena y contratar más personal, sobre todo, cuando el aumento de la producción está relacionado con un proyecto concreto de duración limitada.

En estas situaciones, en Vall sabemos dotar nuestras naves desmontables de toda la seguridad y confortabilidad necesarias para que personas y máquinas desarrollen sus funciones en las mejores condiciones posibles.

Naves desmontables como solución rápida ante necesidades temporales o urgentes de la empresa.

Por distintos motivos, es frecuente que la empresa necesite un espacio extra en el que desarrollar puntualmente determinados procesos de fabricación. Y que lo necesite ya, urgentemente. O que necesite, urgentemente, trasladarse a otra ubicación.

También puede tener una necesidad de crecimiento fácil, rápida y económica, para evitar la pérdida de negocio. O, incluso, puede tener que prever un posible desmantelamiento futuro, lo más barato y sostenible posible.

Estas son solo algunas de las múltiples razones por las que nuestros clientes industriales necesitan una solución de urgencia o temporal para albergar sus procesos de producción.

 

Aparcamiento cubierto.

El uso de carpas industriales para los vehículos de empresa es cada vez más popular. La demanda creciente se basa sobre todo en la protección de la flota de vehículos frente a la climatología, especialmente, en lugares azotados por el mal tiempo o el efecto de la sal marina. La finalidad de estos espacios cubiertos o incluso naves completamente cerradas, es prolongar la vida de los vehículos y mantenerlos limpios durante más tiempo de forma sencilla y rentable.

Recientemente la demanda se está ampliando también a su uso como solución de parking cubierto para empleados, como un servicio más de atención hacia la plantilla, manteniendo sus vehículos particulares protegidos del sol, las inclemencias meteorológicas y, en determinadas industrias, incluso de la suciedad ambiental.

Carpas industriales como espacio semicerrado para actividades que no se deben realizar en interiores.

Algunas tareas industriales no se deben realizar en interiores. Pero tampoco resulta práctico hacerlo en un espacio 100% abierto, ya que la lluvia podría paralizar las tareas o dificultarlas. El sol en pleno verano también es muy poco recomendable para la seguridad de los trabajadores y la calidad de los materiales.

En estos casos las carpas industriales son la solución ideal. Compradas o alquiladas. Son rápidas y fáciles de instalar y se pueden trasladar si las necesidades cambian.

Adaptación a nuevas necesidades de la empresa.

La irrupción de la pandemia ha dejado patente que los imprevistos pueden tener orígenes diversos y obligan a las empresas a adaptarse a ellos. Las naves desmontables y carpas industriales contribuyen a facilitar la flexibilidad en el aprovechamiento o uso de espacios. Por ejemplo, para permitir una distancia de seguridad adecuada al realizar determinadas tareas. O instalar un comedor para los trabajadores que cumpla con los requisitos sanitarios de ventilación y seguridad.

También si se ha incrementado la producción y es necesario disponer de una zona de vestuarios para albergar a más trabajadores manteniendo la confortabilidad y seguridad de los usuarios.

Y, por supuesto, las naves industriales también pueden albergar oficinas, ya que incluyen suelos y cerramientos adecuados que garantizan un buen aislamiento térmico e, incluso, sistemas de ventilación cruzada, si es preciso.

En Vall conocemos bien todos los usos principales y periféricos que puede cubrir una carpa industrial o nave desmontables, y ponemos todo nuestro esfuerzo en proporcionarlas con los mayores estándares de calidad y precios optimizados. Para que las necesidades de nuestros clientes se cubran de manera rápida, económica y altamente eficiente.

 

 

Vall diseña y fabrica naves industriales desmontables de altas prestaciones

Carpas industriales para adaptarse fácilmente a los tiempos que corren