23 noviembre, 2021 develop

Ventajas de las estructuras de acero

Las naves industriales desmontables de acero son una solución cada vez más elegida por empresas, instituciones y compañías. Cuenta con todas las ventajas de una nave desmontable: velocidad de montaje, eficiencia energética y capacidad para transformarse y trasladarse. Pero, además, cuenta con propiedades propias y únicas que las convierten en el producto más demandado en VALL.

Tabla de contenidos

 

Es la preferida para centros logísticos y, cada vez más, también para el sector industrial, productivo y como puntos de venta. 

¿Pero cuáles son esas ventajas destacadas que impulsan a empresas, corporaciones e instituciones a elegir las naves desmontables con estructura de acero?

Estas son las 4 más relevantes:

 

1. Es la más resistente. 

El acero es uno de los materiales más resistentes de la Tierra. Propiedades de las que se benefician las naves construidas con este material. Así, las estructuras de acero destacan en el mercado por ser:

  • Muy resistentes a la tracción.
  • Muy resistentes a la compresión.
  • Muy resistentes al impacto
  • Muy resistentes a la corrosión.
  • Muy resistentes a la fatiga.

Además, el acero posee un elevado límite de elasticidad. Todas estas propiedades hacen que las naves construidas con acero presenten gran resistencia frente a impactos, fuego, salitre, humedad, eventos sísmicos y meteorológicos, sin fracturarse, deformarse o deteriorarse.

Todo esto las convierte en las naves más seguras, sólidas y estables del sector. Las que menos necesidades de mantenimiento presentan. Y las más recomendables para zonas expuestas a duras condiciones climáticas o el resguardo de materias o labores especialmente sensibles.
VALL - Ventajas estructuras de acero

2. Es la más perdurable.

Debido a la resistencia que poseen y sus casi nulas necesidades de mantenimiento, las naves industriales desmontables de acero cuentan con una vida útil muy larga y eficiente.

A nivel de rentabilidad esto supone un gran ahorro económico. Las piezas de acero que conforman la estructura duran varias décadas en perfectas condiciones. Durante muchos años, no deberán repararse ni sustituirse. No producirán gasto en recursos, materiales, personal ni tiempo. 

Además, su condición estructural modular por ensamblaje de piezas, hace que cualquier desperfecto sea fácilmente identificable y, su reparación, rápida, sencilla y económica.

 

3. Es la más grande.

Las naves de estructura de acero permiten todo tipo de tamaño y formato, tanto en amplitud y longitud, como en altura.

Puede funcionar como una nave industrial de pequeñas dimensiones, ultrarresistente. Sin embargo, la ventaja que más llama la atención de empresas, corporaciones e instituciones es la posibilidad de levantar naves inmensas, totalmente diáfanas.

En VALL hemos llegado a construir nuestra nave de acero MaxiSpace de 9.000 m2 sin ningún tipo de columna interna. Ningún elemento que limite el libre tránsito por su interior. Porque no necesita ningún refuerzo. Y, aun así, en Vall todavía no hemos llegado al límite de sus posibilidades.

En las grandes naves desmontables de almacenaje y utilizadas como centro logístico, ofrece libertad total de organización y movimiento. Y la posibilidad de reorganizar su interior tantas veces cuantas sean necesarias, porque entre pared y pared, no hay nada que ponga límites a sus posibilidades. 
MaxiSpace - La nave desmontable más sólida y versátil del mercado

4. Es la más sostenible.

El acero es el material de construcción más sostenible del mercado. Es resistente y perdurable, apenas necesita mantenimiento o reparación, pero, además, es un material muy fácil de reciclar. De hecho, está a la cabeza en el ranking de los materiales más reciclados en Europa.

El proceso de reciclaje del acero es de los más sencillos y eficientes que existen. Se recicla al 100%, sin apenas pérdida de materia. Y necesita muy poca agua y muy poca energía. Resulta un proceso altamente económico, en el que se ahorra un 85% de recursos hídricos, un 80% de energía y un 95% de carbón. Lo que se traduce en una menor emisión de CO2 a la atmósfera.

Todo ello lo convierte en un material inagotable, que apenas genera residuos. Se reutiliza y se recicla continuamente, sin perder propiedades ni desperdiciar recursos y con un bajo impacto medioambiental.

Las naves industriales desmontables de acero forman parte de esta economía circular y sostenible. Pero también añaden sostenibilidad en sí mismas, como elemento de construcción, ya que, a diferencia de las naves de obra convencional, las naves desmontables de acero (como todas las naves desmontables) pueden adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo en cada momento. 

Si la empresa necesita más espacio, la nave se puede ampliar. Si la empresa reduce su actividad y quiere hacerse más pequeña, la nave se puede reducir. Si la empresa encuentra una localización mejor o un municipio con mayores ventajas para su actividad, la nave desmontable se puede trasladar, tal cual, a la nueva ubicación. Y si la empresa quiere prescindir de la nave, ésta se desmonta y se recupera el terreno intacto. Porque las naves desmontables no inciden significativamente sobre el terreno, ni su entorno.

En VALL somos plenamente conscientes de las ventajas de las estructuras de acero para empresas y trabajamos para seguir obteniendo más de ellas: más capacidad, más eficiencia, más adaptabilidad. Las posibilidades son ilimitadas.

Además, nuestro compromiso con el medio ambiente es firme, por convicción y responsabilidad. El futuro solo puede ser sostenible. Por ello uno de nuestros productos estrella es MaxiSpace, la nave desmontable de acero versátil, sólida y sostenible, que se construye y se reconstruye para adaptarse a lo que tenga que venir. Siempre útil, siempre eficiente.

Te invitamos a conocer las soluciones MaxiSpace y las diferentes posibilidades de configuración en cuanto a tamaño, tipo de cubierta y cerramientos. Y si aún tienes dudas sobre por qué elegir una nave industrial desmontable de acero, no dudes en contactar con nosotros.

Roger vall sales manager